Emprendimiento y desarrollo: La historia de Pablo Santaeufemia

Si alguna vez pasas por nuestras oficinas en Calle del Barquillo en Madrid, es probable que veas a Pablo Santaeufemia sentado en la mesa de nuestra cocina, trabajando con su portátil y saltando de una reunión a otra. Pero llegar hasta aquí no fue tan inmediato. Hoy os queremos contar la historia de Pablo, sin duda una pieza clave para comprender lo que realmente impulsa a Bridge for Billions.
Pablo Santaeufemia en la oficina de Bridge for Billions

Su infancia no fue de las más fáciles. Se enfrentó a dinámicas complicadas, que tuvieron cómo consecuencia directa aprender lo que es la injusticia, además de vivir esa incómoda sensación de desigualdad.

Sin embargo, con 16 años, el destino le brindó una oportunidad que le cambiaría la vida en forma de una beca para el United World College-USA, en Nuevo México, EE. UU. Una experiencia educativa transformadora que también vino acompañada de una poderosa realización.

Al observar a sus compañeros en UWC, era evidente que todos tenían talento, pero el acceso previo que habían tenido a las oportunidades había sido radicalmente diferente.  Consciente de su privilegio, se vio cada vez más decidido a asegurarse de que algún un día otros pudieran acceder a oportunidades similares.

Después de graduarse en UWC, a los 18 años, tomó un año sabático en India, trabajando como profesor de matemáticas para niños en una aldea muy pobre junto a una ONG local. Y aquí es donde también se dio cuenta de que, en el mundo del voluntariado, aunque las buenas intenciones estén presentes, nunca serán suficientes para luchar contra la pobreza.

Pablo, desde muy joven empezaste a interesarte por la pobreza. ¿Qué ocurrió exactamente en esa etapa?

«En India conocí a muchos proyectos y organizaciones que se dedicaban a ayudar a los más pobres, todos liderados principalmente por extranjeros. Personas que se dedicaban a construir y mejorar infraestructuras, sí, pero sin acertar con lo que la gente local realmente necesitaba. Veía una gran brecha entre todas las buenas intenciones y el impacto real que estas tenían.

Fue entonces cuando sentí el impulso de estudiar ingeniería y diseño. Creía que con mis habilidades interculturales y mi formación, podría ayudar a cerrar esa brecha. Quería asegurarme de que las soluciones tecnológicas que desarrolláramos realmente coincidieran con lo que las personas realmente necesitan.

Aquí es cuando ganas una beca para la Brown University y comienzas una doble carrera, estudiando Ingeniería Mecánica y Chino. También empiezas a desarrollar una especie de relación de amor-odio hacia el mundo del desarrollo…

«Exactamente, me involucré en el voluntariado y en proyectos de desarrollo internacional, pero pronto noté algo recurrente. Muchas personas parecían ser voluntarias más por beneficio personal o fama que por crear impacto positivo.

Estando en Ingeniería, asistí a proyectos de voluntariado como la construcción de bombas de agua o sistemas de saneamiento en América Central o África. Al principio, me parecieron positivos, pero luego recibí comentarios de que estos proyectos estaban quitando trabajos a los trabajadores locales, y me dí cuenta, una vez más, del impacto «negativo» que ciertas buenas intenciones acaban causando.

Frustrado por esto, me alejé del sector de desarrollo tradicional o, como lo entendía en aquel entonces, «la Industria de la Pobreza» y entré en el sector privado.

Fui a China, trabajé para una consultoría británica de ingeniería y diseño que construye edificios sostenibles, solo para descubrir que mis esfuerzos beneficiaban principalmente a los multimillonarios chinos adinerados.

Desencantado, decidí profundizar mi conocimiento en ingeniería para el desarrollo y buscar mejores soluciones, lo que me llevó a cursar un máster en la Universidad Carnegie Mellon en EE. UU.»

Siempre mencionas este libro de Paul Polak, «The business solution to poverty». Parece que representó un punto de inflexión en tu vida.

«Definitivamente, ese libro marcó la diferencia para mí. Había estado buscando una manera de abordar la pobreza, y el enfoque de Polak me abrió los ojos a una nueva vía: centrarme en los negocios, no solo en la tecnología. Este autor señala cómo en las áreas más ricas del mundo, las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) impulsan la creación de empleo y el crecimiento económico, mientras que en las regiones más pobres nos encontramos con muchas menos PYMEs.

Polak dedicó parte de su vida a trabajar con personas desfavorecidas, las que se encuentran en la base de la pirámide y que representan al grupo más grande y más pobre a nivel global (~4 mil millones de personas). Su trabajo en países como India, Nepal y Bangladés con IDE (International Development Enterprises) fue fascinante e inspirador. IDE transformó la vida de 19 millones de las personas más pobres al proporcionar tecnología de irrigación asequible a través de emprendedores locales y conectando a los agricultores con los mercados. Esto me hizo pensar en cómo podemos fomentar nuevas PYMEs en áreas subdesarrolladas, consiguiendo impulsar el desarrollo económico.»

«

Responderé con otra pregunta. ¿Cómo se vincula todo esto con Bridge for Billions?

«Bridge for Billions nació cuando vi de primera mano que los emprendedores crean productos o servicios para solucionar problemas que ellos mismos conocen, cumpliendo a menudo sus propios sueños en el proceso. Pero aquí está el problema: emprender es un viaje desalentador, y los sistemas de apoyo existentes están muy lejos de ser justos o asequibles.

Si el emprendimiento es una herramienta tan efectiva para abordar la pobreza y si solo tienen éxito los más privilegiados, estamos perdiendo la oportunidad de aprovechar muchísimo potencial. Hay tantas ideas brillantes y tanto talento en el mundo, pero esa brecha significativa en acceso a oportunidades sigue existiendo y es un obstáculo. 

Al mismo tiempo, los sistemas de apoyo actuales se centran en negocios que ya funcionan. Sin embargo, todo emprendedor comienza desde cero, pasando por lo que se conoce como las fases de ideación e incubación. Sin acceso a recursos esenciales como capacitación empresarial, mentoría y apoyo emocional durante este período crítico, muchos potenciales emprendedores abandonan sus sueños.

Es importante entender que el conocimiento sobre cómo crear un plan de negocio sólido, desarrollar estrategias de marketing efectivas, hacer networking y asegurar financiación no solo es beneficioso, sino clave para el éxito y la sostenibilidad de los emprendedores y crucial para abordar la pobreza. Aquí es donde interviene Bridge for Billions, con el objetivo de proporcionar estas herramientas fundamentales y apoyo al emprendimiento, con enfoque en emprendodres u regiones desfavorecidas. «

Esta «falta de conocimiento y apoyo» nos lleva a la primera versión de la plataforma Bridge for Billions para emprendedores. Una herramienta educativa diseñada para apoyar a emprendedores en etapa temprana, para que puedan establecer bases sólidas para sus negocios.

«Bueno, comenzó a tener una forma en 2013, gracias a la ayuda de compañeros del programa E&TIM en la Universidad Carnegie Mellon. Comencé a desarrollar el concepto inicial y para 2014, el proyecto se volvió más estructurado y Jessica Kou, compañera de Taiwán, se convirtió en nuestra segunda cofundadora.

Luego, junto con otros compañeros como Jils, Jon, Jay y Olisa, nos embarcamos en una misión. Intentamos mapear el viaje de aprendizaje de cada emprendedor desde la ideación hasta el pitch para financiadores o inversores. Creamos el primer logo y una página web básica, con una misión clara: conectar a emprendedores con talento y sin recursos, con mentores interesados en apoyar ideas de negocio. 

Aprovechando herramientas simples como Google Drive, Skype y WhatsApp, probamos nuestra metodología con emprendedores reales: uno en México y tres en Ghana. El primer emprendedor fue Juan Olmedo en Hidalgo, México, quien (aún después de 10 años) vende Jarabe de Agave y Queso de Cabra, y proporcionó percepciones invaluables. Luego, Kwabena Danso de Booomers International, que fabrica bicicletas de bambú en Ghana, y David Asiamah, fundador de Agro Mindset, un programa educativo pionero para jóvenes agricultores africanos. Estos primeros pilotos fueron cruciales para refinar nuestra metodología, sentando las bases para una mejora continua y la iteración 8 años después.

Fue entonces cuando conocimos Jaime Mateo, destinado a convertirse en nuestro CTO. Recuerdo que mencioné la falta de recursos. «No puedo pagarte», dije. «Apenas sé programar», respondió él. «Perfecto», concluí, y sellamos el acuerdo con un apretón de manos.

Más tarde, sintiendo que el lado empresarial de las cosas era demasiado para una persona, me encontré con Julie Murat. Nuestra primera charla duró dos horas, y enseguida hubo conexión. No pasó mucho tiempo antes de que Julie estuviera con nosotros en Madrid, sumergiéndose en el caos y la creatividad de uno de los primeros espacios de coworking de la ciudad, el Impact Hub en Alameda. Y lo que pasó durante los siguientes nueve años… ya será una historia para otro momento.

 
Pablo Santaeufemia, Julie Murat, Jessica Kou y Jaime Mateo al empezar con Bridge for Billions.

Hoy en día, Bridge for Billions se ha convertido en un aliado para corporaciones, fundaciones y agencias de desarrollo que desean tener un impacto positivo en el mundo, proporcionando el diseño, implementación y monitoreo del impacto de programas de emprendimiento altamente efectivos. Después de todo lo que has vivido, ¿qué mensaje te gustaría reforzar?

«Nuestra vida cotidiana está marcada por sistemas que se establecieron hace más de 50 años por personas que ya no están con nosotros, diseñados para un mundo que ha evolucionado desde entonces y dirigidos a abordar desafíos que han cambiado o desaparecido. Estos sistemas se están volviendo cada vez más obsoletos e ineficaces, incapaces de satisfacer las necesidades reales y actuales de las personas.

¿Habrá crisis en el futuro? Sí. Pero poseemos una herramienta poderosa: la innovación. Confiemos en la capacidad innata de los seres humanos para resolver nuestros propios problemas. Al proporcionar herramientas innovadoras, conocimientos y oportunidades, podemos permitir que los emprendedores de todo el mundo aprovechen su talento e impulsen un cambio significativo. Apostar por el talento humano dentro de todas las comunidades no es solo una opción; es una necesidad, para crear un futuro sostenible e inclusivo.

El impacto potencial de este enfoque es inmenso. ¡Encantado de hablarlo con profesionales en el mundo del impacto!»

Ponte en contacto

Completa el formulario a continuación y nuestro equipo estará encantado de ayudarte.

 

Nuestro trabajo con organizaciones

No te pierdas nada

Si deseas mantenerte actualizado sobre nuestro trabajo, noticias importantes y conocer a las personas que lo hacen posible en Bridge for Billions, ¡no dudes en suscribirte a nuestra newsletter!